.

lunes, abril 30, 2007

Notas para reflexionar sobre el trabajo político de las izquierdas en 2007

Por Edelberto Torres-Rivas
Pensar con la mente fría y el corazón ardiente

Estas son ideas preliminares en el sentido que no pueden ser definitivas. Son consideraciones generales que están en el punto de partida de una discusión que no tiene pretensiones sino de estrategia política. Buscan una finalidad concreta, reflexionar en conjunto por parte de las izquierdas guatemaltecas para enfrentar el reto de la participación política resultado de la coyuntura que se ha venido conformando en el último. Estas consideraciones generales no buscan sino contribuir a ese debate, parte de una propuesta de crítica y autocrítica, referida a una necesidad primaria y previa: poner rehacer ciertos hábitos de conducta personal y grupal que nos permitan caminar hacia alguna forma de ‘unidad táctica’ en la mencionada coyuntura.

Los asuntos referidos a la ‘unidad táctica’ son los primeros a considerar. Entendemos por ‘unidad táctica’ una coincidencia conscientemente elaborada y oportunamente aprovechada a partir de dos datos fundamentales, uno de carácter histórico (de larga duración) y otro de naturaleza coyuntural (de duración breve). Aquel, se refiere al compromiso de las fuerzas de izquierda con el uso y perfeccionamiento de la democracia electoral: este, a las oportunidades de una coyuntura política de naturaleza electoral.

El sermón a favor de la unidad de las izquierdas es reiterativo y ocurre en todos las sociedades donde ellas existen. Su condición natural de existencia es la diversidad; su coincidencia táctica es histórica. Por eso vale la pena intentarla. Algunas ideas, como las siguientes, pueden ayudar:

No descalificar al otro; no hay izquierda modelo; nadie es guardián de ortodoxias.

Esta introducción lo que busca es crear un clima de colaboración o coincidencia entre los compañer@s para empezar a conversar. Eso: iniciar el diálogo. Establecer coincidencias político-estratégicas será mas difícil pero lo importante es empezar:

- Hay que hablar de izquierdas, en plural, porque existen muchas modalidades orgánicas o personales de posiciones de izquierda. Esto se parece a, pero no se refiere al fraccionamiento que experimentan las izquierdas en esta época post conflicto. La democracia, a partir de 1996, no facilitó la partidización orgánica de las izquierdas, que pudieron converger en un partido como ocurrió en Nicaragua y El Salvador. Habría que saber responder porqué ocurrió la dispersión y no la convergencia; por el contrario, al abandonar décadas de clandestinidad, persecución en unos casos o de marginalidad política en otros, se produjo la “diáspora”. Y la cultura de oposición, para la cual las izquierdas están casi inherentemente preparadas se metamorfoseó en cultura de colaboración y nos debilitó. Hubo múltiples experiencias. Menciono un par de ellas, como ejemplos conspicuos en tanto son patrones actitudinales de efectos múltiples:

a) Uno, es el ‘separarse de’ por que hay rencores, recuerdos, rechazos producidos en los últimos años. En este clima de “deudas por saldar” la URNG está perdiendo militantes desde que ocurrió el desprendimiento que encabezó Payeras. El resentimiento ‘anti’ es de la mas variada naturaleza. Es una lástima que ello ocurra a tal punto (que me temo) que el número de exURNG sea mayor que sus actuales militantes. El aspecto positivo es que, ex y no ex siguen considerándose de izquierda: los separa el resentimiento, grave mal sicológico y no necesariamente político, y menos, ideológico.

b) El fenómeno de la ‘fuga’ desde la izquierda a otros espacios políticos ha sido ya analizado
[1] y corresponde sobre todo a intelectuales, técnicos, profesionales de izquierda que se deciden participar en partidos y/o gobiernos de centro/derecha o derecha cruda. Antes de condenar esta forma de movilidad político/ideológica hay que preguntarse porqué ocurre. Puede ser la necesidad de un salario; mas importante, puede ser el convencimiento que algo se puede hacer desde el gobierno a favor de ‘la causa’; o la necesidad de tener algún poder, adquirir alguna autoridad ya que, finalmente, por eso se peleo mucho tiempo. La diáspora de la izquierda hoy día presenta un mapa partidario sumamente interesante: hay militantes de izquierda en todos los partidos, incluyendo ¡en los partidos de izquierda¡; ha habido intelectuales de izquierda en todos los cinco gobiernos a la fecha.

Se trata de un ‘deslizamiento’, no exento de riesgos. Ha habido colaboraciones numerosos compañeros que no han perdido su identidad; son menos los que claramente defeccionaron. El caso límite lo ejemplifica aquel reconocido comandante que en cuestión de días se “fugó” al FRG y acompañó a Rios Montt... No hay que condenar a los que iniciaron el ‘deslizamiento’ y pudieron detenerse; el juego es dificil porque es entrar a un tobogán donde uno sabe cómo se empieza pero no cómo se termina. En ese declive entraron muchos que siguen siendo de izquierda. ¿Hay que castigarlos en nombre de que?

- ¿Porqué continua la izquierda esa dinámica perversa, al parecer inevitable, hacia nuevas expresiones de fraccionamiento? Nótese que se habla de algo que está ocurriendo de mil maneras, pero que esencialmente podemos presentar en dos: o partidos/grupos que se dividen o individualidades que se separan; grupúsculos, pequeños, que surgen, viven una existencia molecular incluyendo su cariocinesis y desaparecen. La pregunta está planteada y la respuesta es dolorosa: venimos de una derrota de las izquierdas en distintos aspectos. La situación en Guatemala es atroz y tiene muchas caras. Véase algunos factores externos: la desaparición desacreditada del socialismo (URSS y Democracias Populares) explicable por su incapacidad tecnológica frente al capitalismo (y su incapacidad para la democracia); el final infeliz del sandinismo como proyecto de renovación social, de la bancarrota parcial del marxismo
[2]; la desaparición de los partidos comunistas, ahí donde fueron importantes (Francia, Italia, Chile, España, Sudáfrica), etc.

- Frente a esta realidad externa, ocurre la derrota militar y política de la URNG, nótese que es doble. ¿Política? Si, porque el programa no se cumplió y la ex guerrilla negoció, en el interior del stablishment, la modernizacion del mismo, aceptando como meta un aggiornamento del capitalismo, aceptando entrar a jugar como ala izquierda de un escenario al que así se legitima. Esta verdad no ha sido analizada. Es así, aunque fue inevitable que así fuera. También cuenta las modalidades que acompañaron a la derrota militar, que no ha habido oportunidad de discutir autocríticamente. Hay en esto un elemento de catarsis, no como purificación sino como liberación, desbloqueo de la conciencia militarista.

[1] En un documento interno, hace un par de años, analizamos esta forma de movilidad política.
[2] Este es un tema de debate, no hay consenso. Personalmente creo que el legado de Marx pertenece a la gran tradición de la historia de las ideas, al lado de Hobbes, Maquiavelo, Platón. El legado del marxismo es el que es discutible en aspectos puntuales. Pero nadie puede negar, por ejemplo, que “el ser social determina la conciencia social”, apotegma, mas actual ahora que nunca.

3 Comentarios:

  • Sr. Torres-Rivas:

    Aunque no comparto todos sus puntos de vista me parece que sus reflexiones son muy importantes.

    También me hacen falta nombres y apellidos para decir las cosas con mayor dimensión. Pero esto puede ser parte del siguiente paso.

    Creo que estas elecciones pondrán a la izquierda en un nuevo plano; el de la construcción casi desde cero, triste pero todo es producto de las equivocaciones que hemos cometido o las sabias decisiones a que en su momento no llegamos.

    Que sigua el debate.

    Roberto Nuñez

    Por Anonymous Roberto Nuñez, 06 mayo, 2007  

  • Yo soy un hombre de centro pero me encantaría ver en Guatemala a una izquierda consolidada y renovada.

    En nuestro país la izquierda es tan conservadora y atrasada que en comparación con las derechas de otros países resultan estas ser más democráticas que nuestras izquierdas.

    Hay mucho atraso en la menatalidad de la izquierda guatemalteca. Claro que la derecha raya también en lo primitivo.

    Hagamos debate me parece bien.

    Roberto Castañeda

    Por Anonymous Roberto Castañeda, 10 mayo, 2007  

  • Hi there Dear, are you really visiting this site on a regular
    basis, if so then you will without doubt take fastidious knowledge.


    my page click here

    Por Anonymous Anónimo, 08 mayo, 2013  

Publicar un comentario << Portada