.

lunes, marzo 06, 2006

¿Mitad y mitad?

Por Carolina Escobar Sarti

A pesar de ser cuantitativamente más, las estadísticas siguen considerando a las mujeres una minoría.

Algunos aseguran que en el mundo las mujeres y los hombres somos mitad y mitad, pero yo siempre he tenido la impresión de que una mitad es más mitad que la otra.


Creo que lo comencé a pensar cuando una buena amiga mía me contó —ya hace muchos años— que de niña lo primero que hacía al despertarse era ver si Dios había escuchado sus ruegos en los que pedía, nada más y nada menos, que convertirse en hombre.


Todo, porque su hermano podía ir a las casas de todos sus amigos y hacer lo que quería, mientras ella nunca tenía permiso de hacer nada, por el simple hecho de haber nacido mujer.

Luego, los hechos y las cifras habrían de confirmar esa primera impresión: hoy, más de dos terceras partes de los 960 millones de personas analfabetas adultas en el mundo, son mujeres.


Además, dos tercios de los 130 millones de infantes que no van a la escuela o desertan de ella, son niñas.


Y podemos agregar más: dos terceras partes de los 300 millones de personas pobres en el mundo, son mujeres.


Las mujeres realizamos 52 por ciento del trabajo mundial, pero sólo una tercera parte del mismo es remunerado. Por su parte, los hombres realizan 48 por ciento del trabajo mundial, y sin embargo tres cuartas partes del mismo es remunerado.


A pesar de todo lo anterior, una de cada tres mujeres del mundo provee el alimento y la educación para sus hijos e hijas, sin ninguna ayuda de los padres.


Y podría poner acá las frías cifras que retratan mortalidad materna, justicia, participación política, violencia en general y violencia intrafamiliar en particular, ciudadanía, maltrato laboral, explotación sexual y comercial de niñas y mujeres en países del Sur, tenencia de tierra, otorgamiento de créditos y otras que expresan la falta de equilibrio con que la humanidad ha tratado a sus dos mitades.


Así que resulta que a pesar de poblar en número casi parejo el mundo, la realidad no refleja lo mismo en la calidad de vida y las oportunidades de acceso al desarrollo que han tenido y tienen los hombres y las mujeres.


Por eso es que, a pesar de ser cuantitavamente más, las estadísticas siguen considerando a las mujeres una minoría.


De esa desigualdad venimos hablando las que algo decimos, no de la biológica que a muchas nos tiene sin cuidado.


Y no caigo en el discurso de la lástima, sino en la relación de cifras y hechos de una realidad posible de ser modificada.


Así lo creyeron quienes hablaron de la cuestión de las mujeres en el siglo XIV, las que luego instituyeron el 8 de marzo como el Día Internacional de Mujer en memoria de un grupo de trabajadoras que murieron quemadas por pedir que se observaran sus derechos laborales en los albores del siglo XX, y lo seguimos creyendo las feministas de hoy.


En este caminar de las mujeres no hay vuelta atrás, porque todavía nos falta mucho para que ninguna mitad sea más mitad que la otra.


Fuente:
www.prensalibre.com

4 Comentarios:

  • I'm impressed with your site, very nice graphics!
    »

    Por Anonymous Anónimo, 17 julio, 2006  

  • Very pretty site! Keep working. thnx!
    »

    Por Anonymous Anónimo, 19 julio, 2006  

  • I find some information here.

    Por Anonymous Anónimo, 20 julio, 2006  

  • You've made some really good points there. I looked on the net for more information about the issue and found most people will go along with your views on this web site.
    Also see my website > GFI Norte

    Por Anonymous Anónimo, 12 diciembre, 2012  

Publicar un comentario << Portada